El amor como forma de cuidar.

Isabel Navarro

Publicado el

¿Y existe otra forma mejor? Nos gusta cuidar y atender desde amor y el respeto que sentimos hacia nuestros mayores. Esa es nuestra máxima y debe ser la única que nos mueva para trabajar con personas mayores. Hacer las cosas con cariño y con amor, te garantiza el éxito. Pero son más las emociones que nos mueven para cuidar: empatía, respeto, esperanza, ilusión.

Puede sonar a tópico e incluso un poco cursi, pero hacer las cosas lo mejor que puedes, pensando en cómo te gustaría que te cuidarán si estuvieras en el otro lado, te da las herramientas suficientes para poder cuidar con responsabilidad. Y aunque nos podemos equivocar, como personas que somos, trabajamos para mejorar, para ofrecer una atención exquisita y de calidad.

En eso tiene mucho que ver los y las trabajadores y trabajadoras que formamos el equipo de trabajo. Nos movemos con profesionalidad, pero también confiamos en el instinto a la hora de seleccionar el personal que queremos que forme parte de nuestro de equipo, porque para ser buen profesional, primero hay que ser buena persona.